dissabte, 1 d’octubre de 2011

Article Octubre: Liderazgo Prosocial III

El mes pasado repasamos la conducta altruísta en sí e intuímos el papel que puede tener en el rol de líder.

Hoy conoceremos el hecho de que DAR AYUDA VIENE DETERMINADO POR...

A. Las situaciones que podremos clasificar como Prosociales tendrán más probabilidad de ocurrencia si existen ciertas dosis de reconocimiento de los actos ya realizados y un refuerzo positivo. Si el tiempo del que disponemos es el suficiente, pocas veces una conducta de ayuda es prioritaria a menos que nuestro propio autoconcepto nos lleve a pensar que tenemos cierta tendencia a las conductas de ayuda y sea un valor propio que nos genera autoestima. Y finamente consideraremos los principios de responsabilidad social y de reciprocidad. Por lo general, tendemos a ayudar a quienes nos ayudan y no dañamos a los que no nos dañan; de esta norma están exentas algunas personas como las que percibimos como débiles

B. Los benefactores de las conductas Prosociales también pueden mostrar unas características comunes que nos ayuden a definirlos: No ofrecemos nuestra ayuda a todas las personas por igual. Ayudamos más rápidamente a los amigos y personas que nos resultan agradables o percibimos como semejantes. Un estudio de Bickman y Kamzan proponía una situación en un supermercado donde una mujer no tenía dinero para pagar el producto deseado, menos de la mitad estaban dispuestos a ayudar a la mujer a pagar un paquete de galletas, frente a dos terceras partes que ayudaron a pagar un litro de leche. Crearon la categoría de personas que se lo merecen, es más vital para una mujer necesitar leche, que galletas, si pensamos que puede tener a su cargo un niño.

C. La forma de solicitar ayuda influye, cuanto más concreto se es en la solicitud más probabilidad se tiene de recibir ayuda, se legitima la petición. Aunque, si como prestadores de ayuda en potencia, si consideramos las causas de la petición como controlables (como la falta de esfuerzo de la persona) es probable que no ofrezcamos ayuda si por el contrario consideramos que no son controlables como la mala suerte cambia nuestra intención.

En F.O.C. las formaciones de dirección de equipos trabajamos algunos de estos aspectos de liderazgo y autoridad, igual que en los planes de trabajo individuales en las sesiones de coaching.

Cap comentari:

Publica un comentari