dimarts, 27 de desembre de 2011

Cuando el humor se escribe con “h” de humano por Raúl Píriz Sánchez

Me gustaría empezar planteándoles un pequeño experimento. Procuren propiciar un ambiente de  trabajo divertido y ¿qué ocurre?.
Lo inevitable, es decir, que se trabaja de forma más productiva, surgen más ideas y, porque no decirlo, la diversión se vuelve contagiosa.
Por lo tanto, como responsables de Recursos Humanos debemos conocer los distintos y beneficiosos efectos que produce el buen humor en nuestras organizaciones. Entre ellos podemos destacar los siguientes: reducir el estrés permitiendo afrontar de manera más eficaz los problemas; estimular las capacidades de los empleados;  atraer y retener a los mejores profesionales; el fortalecimiento de la motivación tanto individual como colectiva; optimizar la comunicación; potenciar la innovación, en definitiva, crear un ambiente más agradable y humano para trabajar.
Además, el buen humor aporta valores positivos como la alegría que es la base en la que debe cimentarse su trabajo sobre en los tiempos difíciles que nos ha tocado lidiar en suerte. A pesar de que, a simple vista el humor parece no ser una de las cualidades más importantes que puede tener la definición al uso de un buen director de Recursos Humanos, no debemos caer en la trampa de no considerar en su justa medida todo lo que podemos conseguir si somos capaces de saberlo gestionar adecuadamente en nuestras organizaciones.
Según la encuesta realizada por la Red Espaoñola de RRHH y el blog “Más allá de los Recursos Humanos” el 80% de los encuestados opinan que es necesario que el Director de Recursos Humanos utilice el sentido del humor para comunicarse eficazmente en la empresa.
A partir de un post de uno de nuestros colaboradores en la Red Española de RRHH donde podíamos leer cuan importante es el sentido del humor, pese a que no se le da la importancia que tiene, entre los beneficios más inmediatos y evidentes podríamos afirmar que es uno de los mejores catalizadores para el establecimiento de una buena comunicación que redunda en el clima laboral y , a su vez, en la eficacia y productividad del trabajo de los empleados.
Los encuestados, que  se han posicionado claramente con un 80% de los votos a favor del papel primordial que juega el sentido del humor de la Dirección de RRHH a la hora de comunicarse con el resto de la organización, refuerzan con sus comentarios dichos resultados:
-          “ No es lo mismo ser serio que responsable.  Para tener credibilidad, hay que ser responsable, pero ser serio es lo contrario de divertido y parece que no ser serio (ser divertido) es contraproducente para desempeñar cualquier puesto en una empresa (salvo ser cómico).  El humor es un condimento esencial en las relaciones humanas y no le pongo ninguna cortapisa, excepto el propio sentido común.  Y no sólo debe recaer ese atributo del humor en el Director de Recursos Humanos, sino en todos los gestores de personas.  El humor mejora la calidad de vida, hace vivir más y mejor y aumenta el rendimiento”
No obstante, un 20% se ha mostrado en desacuerdo,  ya que según algunos de los encuestados:
-          “Lo que pienso es que el Director de Recursos Humanos debe dirigirse con respeto e igualdad, así como profesionalidad en todos los niveles de la empresa. Lo del sentido del humor es secundario, pienso que una comunicación fluida, concreta y certera es lo más importante para que esta sea buena”
Como conclusión y,  a la vista de los resultados de la encuesta, el buen humor debe presidir en todos los ámbitos, tanto  en el personal como  el profesional. Y por supuesto que mejor que el Responsable de Recursos Humanos sea ejemplo de ello.
En definitiva, y por puro “egoísmo inteligente” (utilizando el término del Dalai Lama), intentemos fomentar el buen humor entre nuestros empleados para éstos sean más creativos,   y de esta manera estén más motivados para el trabajo, tomen “mejores decisiones” e incluso ganemos su compromiso.

Cap comentari:

Publica un comentari