dimarts, 8 de maig de 2012

CONTACTO DEL MES DE MAYO con una pequeña historia de postre

Conozco el trabajo de F.O.C. a través de Clara Vergés. Ella trabajaba en el Casal dels Infants del Raval y yo en Médicos sin Fronteras. Hace varios años, creamos un grupo de profesionales de RRHH del Tercer Sector en el que compartir experiencias e inquietudes sobre la gestión de personas en el ámbito social. Y así seguimos hoy, preocupados y ocupados en
este fantástico mundo de las personas que cuidan de otras personas y aportar nuestro granito de arena para mejorar su situación y motivación.

En este recorrido, he podido disfrutar como responsable de RRHH de grandes organizaciones como MSF y Ayuda en Acción, proyectos de consultoría de la mano de Esade y de formación en numerosas entidades del Tercer Sector, además de algunos libros y artículos. Hoy soy socio fundador de Sector Cuatro, una asociación que apuesta por la gestión de personas y el desarrollo organizativo del sector social y apoya a las empresas en sus proyectos sociales. Creemos en un cuarto sector basado en valores, en la centralidad de las personas, en un nuevo modelo organizativo más flexible y social. Creemos en el talento social.

En ese sentido me siento cercano al trabajo de Clara y Natalia, fortaleciendo el sector social y ayudando lo más posibles a las personas. Sector Cuatro y F.O.C. nacemos con el mismo espíritu y vivimos con las mismas ilusiones. Juntos, nos planteamos crear una formación o un sistema de soporte a las personas para catapultar su talento.


No quiero extenderme más. Lo mejor será dejaros con alguna lectura que os pueda interesar, en mi blog sobre talento social o conociendo las Claves para la gestión de personas en las ENL.


Carlos Cortés
@cortes_carlos
@Rh_Social


Los griegos llamaban tálanton (τάλαντον) al platillo de la balanza y, por extensión, también a las cantidades de metales preciosos que ponían allí para ser pesados. En épocas posteriores, tras una nueva evolución del término, se llamó talento a diferentes monedas que circulaban en varias ciudades del mundo helénico. Más tarde llegó a Roma como nombre de moneda, talentum, hasta que finalmente adquirió el significado de tesoro.
Desde hace años se ha intentado en el ámbito de los Recursos Humanos atraer y retener ese tesoro. Al principio muy vinculado a las capacidades intelectuales y conocimientos de la persona. Ahora más enfocado a las competencias o actitudes requeridas por la organización.
El talento social trata de rescatar el liderazgo individual, de personas de nuestra organización que, sin ser ellos plenamente conscientes y sobre todo sin darnos cuenta los directivos, gozan de un liderazgo natural tan sólo por su comportamiento en valores. Valores como la humildad, la colaboración, la voluntad de enseñar, sobre todo la de aprender… Creen en una organización más horizontal, más participativa, de compartir información, de transparencia, más natural y más emocional...

Cap comentari:

Publica un comentari