dissabte, 7 de juliol de 2012

Adicción a las compras Posted by Centre Ypsilon

Ara que les REBAIXES semblen que ho són tot, us deixem aquest article que ens va semblar força interessant:

Font: F.O.C.
¿Eres adicto/a a las compras? ¿Pasas delante de los escaparates y no puedes evitar y comprarte algo? ¿Sueles utilizar frases como “¡Es que era un chollo! No podía dejarlo ahí”? ¿Normalmente cuando llegas a casa te das cuenta que, realmente, no necesitabas otra camiseta/pantalón/perfume/pintalabios más y que no era tan chollo como creías? ¿Frecuentemente piensas en futuras compras? ¿A veces te distraes de tus tareas pensando en futuras compras? ¿Cuándo compras, te invade una sensación de felicidad y tranquilidad? ¿A menudo compras más de lo que te puedes permitir? ¿Tu cartilla desconoce el concepto “ahorro” pues normalmente siempre vas justo/a a fin de mes? ¿Después de la compra, cuando llegas a tu casa, te invade un sentimiento de culpabilidad y malestar?
Si has respondido afirmativamente a la mayoría de estas preguntas, probablemente
padezcas una de las nuevas adicciones emergentes en la sociedad. La adicción a las compras, resumida también con el término “Shopaholic”.
Para preparar este artículo, hemos realizado una serie de preguntas en nuestro blog de Facebook [https://www.facebook.com/pages/YPSILON-Psicolog%C3%ADa-a-tualcance/357711684258177] relacionadas con el tema para saber qué opiniones tenían nuestros lectores/as ante estos conceptos. Las cuales son:
<<¿Qué es lo que más te llama la atención de una posible compra?>>
A la que un 50% de nuestros lectores/as han respondido “Lo bonito que es”, un 40% ha seleccionado la opción “El precio” y finalmente, un 10% ha considerado “La calidad”.
<<Si alguna vez has comprado algo que realmente no necesitabas, ¿cuál crees que ha sido el motivo?>>
Un 70% han contestado “Este mes he tenido paga extra y me he permitido aquello que hacía tiempo me gustaba”, un 30% ha contestado “Es verdad, no lo necesitaba. Pero me siento fatal y comprar me hace sentir bien”. Finalmente, nadie ha seleccionado la alternativa “Me lo compro porque me gusta y me doy caprichos. No merece la pena ahorrar”.
<<¿Cuáles son los motivos por los que compro?>>
Un 70 % ha considerado la alternativa “Cuando necesito algo, voy en su búsqueda y ya no compro nada más”, un 15% ha seleccionado “No me compro nada, mi economía no me lo permite. Miro escaparates que es gratis” y un 15% ha escogido “Cuando voy de paseo, veo algo y me enamoro al instante. Me lo compro”.
Podemos considerar que la mayoría de nuestros lectores/as comprarían por “lo bonito” que es el producto, cuando tienen un extra al mes pero, en la mayoría de los casos, sólo por necesidad. Es decir, compran aquello que necesitan sin mirar más.
Pero, ¿estas respuestas pueden determinar si una persona es adicta a las compras o no? Obviamente, no. Como toda adicción, el trastorno es algo más complejo.
A continuación vamos a exponer claves sobre lo que es, en qué consiste y finalmente, consejos prácticos sobre cómo evitar dejarnos llevar por la corriente consumista gobernante en la sociedad actual.
¿Cómo sé si soy un/a Shopaholic?
La adicción a las compras se describe como un impulso incontrolable para adquirir objetos inútiles o superfluos. La persona que compra estos productos obtiene una gratificación inmediata por el propio proceso de compra y no, en cambio, por la utilidad del producto. A menudo, este consumo no planificado excede de las posibilidades económicas de la persona, suponiéndole conductas de morosidad y de tener, frecuentemente, la cartilla en “números rojos”.
Pero, ¿si en Navidades o Rebajas compro más de lo que me puedo permitir esto significa que soy adicto/a a las compras?
No, se consideran adictos a las compras aquellas personas que:
  • No controlan su impulso de comprar algo;
  • Al entrar en un centro comercial, experimentan una subida de adrenalina que les hace perder el control y comprar más artículos de los que realmente necesitan;
  • Este último punto, va seguido de un gran sentimiento de culpa y vergüenza;
  • Finalmente, viven las compras con un gran nivel de estrés que no les permite disfrutar de la compra.
En conclusión, lo que caracteriza al adicto/a a las compras es la pérdida de control, el establecimiento de una relación de dependencia, tolerancia –la persona experimenta una necesidad progresiva de comprar cada vez más cosas- y la interferencia grave en la vida cotidiana. Son estas características las que permiten diferenciar el concepto “Shopaholic” del propio consumismo que se experimenta actualmente a nivel social.
Factores de riesgo para padecer Adicción a las compras:
Normalmente se inicia a los 30 años y se da más en mujeres que hombres. Este último factor se explica por la presión social que se establece en este sector sobre la imagen corporal.
También existen otros factores que pueden potenciar esta adicción como son: ciertas características de la personalidad y los estados anímicos. Por ejemplo: personas impulsivas, en búsqueda de sensaciones nuevas, con bajos niveles de autoestima o con dificultad para hacer frente a las dificultades o poca tolerancia al aburrimiento, poseen características de riesgo para desarrollar esta adicción.
Esto es porque el ciclo habitual de conducta compradora adictiva se describe de la siguiente manera:
  • La persona tiene un estado de ánimo disfórico, es decir, se siente triste, nerviosa, enfadada;
  • Piensa en comprar y una excitación la invade, hasta tal punto que le cambia el estado de ánimo. Se siente con energías para salir de casa, feliz y va a comprar;
  • Se desplaza al centro comercial más cercano y se “enamora” constantemente de objetos superfluos, los cual adquiere con una gran alegría;
  • Llega a casa, mira la compra. Fase de arrepentimiento, se siente mal con todo lo que ha comprado pues seguramente, no se lo puede permitir. Seguida de la Fase de Autoreproches y culpabilidad que llevan a la persona a un sentimiento de malestar y tristeza;
  • Estos últimos, hacen que se repita el ciclo.
Consecuencias de la Adicción a las compras:
Deudas, problemas con la justicia –algunos casos graves de Shopaholic, roban en las tiendas ya que no tienen más dinero que gastar-, ruina, deterioro de las relaciones interpersonales, soledad, problemas de pareja o divorcio e intentos de suicidio. De hecho, muchos casos de adicción a la compra tienen depresión. Aspecto que puede potenciar la adicción porque una cosa es la consecuencia de la otra.
¿Cómo comprar de forma saludable?
Comprar y darse caprichos no necesariamente tienen que llevar a un trastorno. Todos nos podemos premiar y comprarnos aquellos zapatos que tanto nos gustan, entre otras cosas. Esto no significa que seamos adictos a las compras. Pero ¿cómo tener una conducta de compra saludable? Nuestros consejos prácticos son:
-          Cuando tengas que comprarte algo: mira varias tiendas, valora la calidad-precio y lo bonito que es el artículo –lo comunmente conocido como las 3 Bs: Bueno, Bonito, Barato- del producto y finalmente, compra aquel que sea el mejor dentro de dicha escala;
-          No tengas prisa, mira todos los productos durante una semana. No hay prisa, tómate tu tiempo para asegurarte que lo que estás valorando es realmente lo que se ajusta a tus necesidades;
-          Procura gastar algo que te puedas permitir, más que nada que así el final de mes te lo agradecerá;
Si considero que puedo tener adicción a las compras, ¿qué hago?
En primer lugar, valora tu valentía. No todas las personas son capaces de reconocer una adicción o un problema. De manera que ¡felicítate!
Después, consulta con un experto que te ayude a verificar tu sospecha. Si realmente es así, necesitarás un tratamiento psicológico pues, normalmente, la adicción a las compras suele ser la tapadera de algún que otro problema como la baja autoestima, a soledad, falta de habilidades sociales, depresión, entre otros.

Cap comentari:

Publica un comentari